• Català
  • Español
  • English
  • Français
  • Deutsch
  • Italiano
  • Русский

Esencia mediterránea

© Joan Capdevila Vallve
© Joan Capdevila Vallve
© Rafael López-Monné
© Rafael López-Monné

La luz dorada de Tarraco

Estaba convencido que había sido la luz de la ciudad la que le había permitido aguantar el dolor. Gai Bebi Myrisme, nació esclavo, pero consiguió la libertad y, como liberto, acumuló una gran fortuna y fue nombrado servir augustal. Cuando la vida más le sonreía, una enfermedad le robó a su amada. Una inscripción, ahora incrustada en una pared de la Part Alta de ciudad, recuerda su amor: "Fabia Saturnina, la mejor de las esposas".

Tarraco era una pequeña Roma, una ciudad portuaria, abierta a la Mediterránea, donde se hablaban una multitud de lenguas, con un clima especialmente agradable, es decir, un buen lugar donde vivir y prosperar. Este es aún hoy en día el espíritu de la ciudad. Caminando por las calles y plazas de la ciudad medieval o contemplando los horizontes sobre el Mare Nostrum, puede revivirse la ciudad agradable y benefactora que sanó a un emperador: Augusto.

También os puede interesar...

Te recomendamos...