• Català
  • Español
  • English
  • Français
  • Deutsch
  • Italiano
  • Русский

Ciudad de Castells

© Rafael López-Monné
© Joan Capdevila Vallve
© Joan Capdevila Vallve
© Rafael López-Monné
© Rafael López-Monné
© Manel R. Granell
© Rafael López-Monné
© Rafael López-Monné
© Rafael López-Monné
© Rafael López-Monné
© Rafael López-Monné

El equilibro entre la sensatez y la pasión

Los segundos se hacían eternos, estaba al límite. No veía nada, se encontraba cubierto por una decena de cuerpos en tensión, sufriendo y sudando como él. Por el sonido de las dulzainas y los gritos del cap de colla sabía, sin embargo, que era necesario aguantar. Calor, mucho calor. Aquél cuerpo corpulento, con unos cuantos inviernos en sus espaldas, sufría de lo lindo. Era la mente la que resistía. Seguro. Por encima de sus hombros se levantaba un castell que debía tener nueve pisos. No quería ni pensar en el peso que tenía sobre él. Si no fuera por las dos chicas que hacían de muleta debajo de sus axilas, se habría doblado como un papel arrugado...

Los castells, la construcción de torres humanas, son originarios del Campo de Tarragona y el Penedés y provienen del Ball de Valencians. En Tarragona hay cuatro colles castelleres y, en la ciudad, se vive y se respira como nunca, el ánimo y ambiente de los castells. Para levantar los castells, todo el mundo es necesario y tiene su lugar, desde los más mayores, a los más pequeños. Sin cap, no se levantan, sin valor, tampoco.

“Tarragona, ciudad de castells” 2017: del 24 de junio al 24 de septiembre. Descargar el archivo PDF